Bullying es...

Persecución moral y/o física, siempre psicològica, que nace en entornos educativos donde uno o más niños/as o jóvenes ejercen abusos de poder sobre uno/a u otro/a.

(Equip SEER, 2017)

 

*Recuerda que si en los entornos y canales a través de los que se ha cometido la violencia aparecen APPs de comunicación y redes sociales, se podrá tipificar como “ciberbullying”.

 

ENTORNO EDUCATIVO

...la violencia debe tener un origen relacional en el entorno educativo (formal o informal). Hay que tener presente que esta violencia puede migrar a otros entornos virtuales o físicos donde generalmente es más difícil de detectar.

Si la relación entre la persona en rol de víctima y la persona en rol de agresor/a no nace en un entorno educativo, no es bullying.

VIOLENCIA MALTRATO

...Debe haber habido perpetuación de la violencia. La violencia perpetuada se considera maltrato, el Bullying es un tipo de maltrato.

Para tipificar empezaremos por la búsqueda de continuidad y reiteración de la violencia.

  • CONTINUIDAD → Reiteración de la violencia en el tiempo.

*Recuerda que una violencia colgada en las redes sociales se considera continuada en el tiempo por su accesibilidad de forma prolongada las 24h.

  • PERPETUACIÓN → Persistir en la ejecución de la violencia de forma constante.

DOLOR SOSTENIDO

...nos enfocaremos en la percepción de la violencia desde la mirada de la persona en situación de víctima. Si existe dolor y por tanto malestar, definiremos presencia de violencia.

*La presencia de violencia no es suficiente para tipificar el tipo de maltrato.

Cuando existe maltrato lo más importante es el dolor presente en todos/as los agentes que participan.

SOBRE LA INTENCIONALIDAD

Es un concepto clave para la tipificación, pero no es imprescindible. Generalmente es la intencionalidad la que nos permite tipificar el caso como Bullying, ya que en caso de no aparecer esta intencionalidad podríamos hablar de otros tipos de relaciones violentas pero no de este tipo de acoso.

Aún así, es imprescindible respetar los matices. La intencionalidad y el grado de consciencia de daño van de la mano, pero no son lo mismo. Cuando esta intencionalidad y el grado de consciencia no están claros es importante contemplar la no intencionalidad como factor de posibilidad en la tipificación de acoso escolar. Existen 3 casos/entornos en los que mantenemos una alerta:

  • Bullying entre niños/a de edad infantil (bajo grado de consciencia e intencionalidad en el descubrir la forma de relacionarse).
  • Perpetuación de la violencia para un alumno en rol de agresor/a que presenta un grado de discapacidad (mental) que impida la consiencia (¿y la intencionalidad?).
  • Despersonificación ante la identidad digital en los casos de ciberacoso.

 

La importancia del lenguaje