La Plataforma

Código de buenas prácticas

El código de buenas prácticas PDA Bullying recoge los indicadores imprescindibles para el abordaje integral del acoso entre iguales tanto en el ámbito educativo, formal y no formal, como en el abordaje desde una perspectiva comunitaria.

La responsabilidad de resolución de un caso desde las instituciones implica, además de los centros educativos, a todos aquellos profesionales, servicios o equipamientos que apoyan durante alguna fase del protocolo.

Descargar infografía | PDF

Formulario de adhesión

0.BASES

  • Disponer de un Plan de Convivencia activo que contemple estrategias de prevención desde una perspectiva de bienestar.
  • Adaptar los protocolos de abordaje de todo tipo de violencias en la propia realidad interna tanto en prevención como en detección y en actuación.
  • Revisar y actualizar de forma periódica los documentos que permiten la implementación del plan de convivencia y de los protocolos de abordaje del conflicto.
  • Evaluar los factores protectores que permiten el desarrollo saludable de la comunidad y analizar los factores de riesgo que sustentan y agravan el fenómeno Bullying

1.PREVENCIÓN

  • Aplicar proyectos “proventivos” que colaboren en el crecimiento personal del alumnado y el resto de la comunidad educativa.
    * Desarrollo de habilidades para sostener y potenciar el bienestar individual y de grupo dentro y fuera las redes.
  • Realizar acciones de "sensibilización", específicas y continuadas, para con el acoso y el ciberacoso.
  • Potenciar modelos que permitan el abordaje integral del conflicto.
    * Modelo dialógico, socioemocional, de mediación, disciplinario.
  • Contemplar la formación continuada de los agentes familiares, sociales, educativos, de salud, de seguridad y de servicio.

2. DETECCIÓN

  • Favorecer el empoderamiento de los niños y jóvenes a fin de alertar de situaciones de riesgo (a través de canales de comunicación presenciales y no presenciales) potenciando la presencia protectora del adulto en un marco de convivencia.
  • Fomentar específicamente el desarrollo de habilidades en la participación activa y la comunicación en entornos digitales.
  • Observar el bienestar a través de herramientas que midan el momento relacional de los sistemas (comunidad educativa y grupos de niños y jóvenes).
  • Disponer de un equipo de valoración, formado y preparado, que dando respuesta ante las alertas, pueda plantear objetivos pedagógicos y definir intervenciones para la resolución positiva de un caso.
    * Coordinar, documentar, definir una estrategia, hacer seguimiento y evaluar.

3. ACTUACIÓN

  • Dar respuesta una vez se ha tipificado un caso mediante un equipo preparado para la intervención.
  • Disponer de una estrategia enfocada hacia el bienestar en la resolución de un caso.
  • Acompañar la reparación del dolor y la restauración del bienestar desde las propias competencias.
  • Potenciar el mapeo de activos de territorio a fin de disponer de una red activa de apoyo y derivación.